NO NACISTE PARA SUFRIR
EL SUFRIMIENTO NO ES OBLIGATORIO

PSICOLOGÍA

¿TE IDENTIFICAS CON ALGUNAS DE LAS SIGUIENTES SITUACIONES?

Has sufrido ataques repentinos incontrolables de sensaciones físicas, como latidos fuertes del corazón, dolor en el pecho, mareos, temblores, respiración acelerada, sensación de asfixia, sudoración, sentir frío, náuseas, escalofríos, hormigueo en las manos o pies, dificultad para hablar o desfallecimiento.

Seguramente, esto te ha hecho pensar que estás sufriendo un ataque cardíaco, que te estás volviendo loc@ o que estás al borde de la muerte. Por lo que, estarás preocupad@ constantemente por si vuelven a aparecer y/o por las consecuencias que puedan conllevar estos ataques.

Asimismo, quizá estés evitando ciertos lugares, situaciones o actividades. O puede que salgas acompañad@ de alguna persona de confianza para que te ayude. Incluso, directamente, no salgas de casa, por miedo a que aparezcan estos ataques y no poder controlarlos ni escapar de la situación.

Es probable que todo esto te esté causando limitaciones, y te esté afectando a alguna área importante de tu vida (laboral, social, académico, etc.).

ataque ansiedad

Sientes miedo intenso a algo que lo ves como una amenaza (miedo a las alturas, miedo a conducir, miedo a la sangre/agujas/operaciones quirúrgicas, miedo a algún animal o insecto, miedo a volar, miedo a los túneles, etc.).

Este miedo te hace intentar evitar aquello que te da miedo o sientes un malestar muy intenso si lo tienes que enfrentar.

Todo esto te causa limitaciones y/o te está afectando a algunas áreas importantes de tu vida (laboral, social, académico, etc.).

Presentas pensamientos y/o imágenes repetidas, permanentes y no deseadas que te provocan angustia. Ante estos realizas conductas o dices algo verbalmente con el objetivo de controlar dicha angustia o de evitar que suceda algo que temes.

Esto te causa limitaciones o te está afectando a algunas áreas importantes de tu vida (laboral, social, académico, etc.).

Sientes miedo y malestar intenso antes de enfrentarte y/o cuando te enfrentas a situaciones sociales, como hablar en público, comer o beber delante de la gente, preguntar algo, escribir en la pizarra, mantener una conversación, realizar una charla, etc.

Ante estas situaciones puedes sentir que te enrojeces, sudas, tiemblas, sientes náuseas, tienes dificultades para hablar, quieres escapar o huir o, incluso, evitas estas situaciones. Además, seguramente piensas cosas como que vas a hacer el ridículo, que te van a juzgar, que te quedarás bloquead@ y no sabrás qué decir, que los demás se darán cuenta de que tienes miedo y te rechacen/humillen, etc.

Posiblemente, todo esto te cause limitaciones y/o deterioro en alguna área importante de tu vida (laboral, social, académico, etc.).

Tienes preocupaciones y tensiones contantes e incontrolables acerca de variados temas de la vida, como la salud, el dinero, los problemas familiares, las dificultades laborales, etc.

Te sientes incapaz de librarte de estas preocupaciones, de relajarte y te asustas con facilidad. Además, puedes sentir con frecuencia inquietud, fatiga, dolores de cabeza, dificultad para concentrarte, problemas para dormir o mantenerte dormid@, irritabilidad, tensiones musculares, dolores musculares, dificultad para tragar, temblores, tics nerviosos, sudor, náuseas, mareos, necesidad de ir al baño con frecuencia, sensación de falta de aire, repentinos acaloramientos, etc.

Es probable que todo esto te cause limitaciones y/o te esté afectando a algunas áreas importantes de tu vida (laboral, social, académico, etc.).

Sientes una tristeza muy profunda, un sentimiento de vacío y/o ha disminuido tu interés por todas o casi todas las actividades desde un largo periodo de tiempo.

Además, es posible que te sientas sin esperanzas, con dificultades para concentrarte o tomar decisiones, comas demasiado o no quieras comer nada, tengas problemas para dormir o duermas demasiado, sientas fatiga, tengas sentimientos de culpabilidad o inutilidad, te alejes de tus amig@s y familiares, y te sientas sol@.

Todo esto te causa limitaciones o te está afectando a algunas áreas importantes de tu vida (laboral, social, académico, etc.).

Es posible que:

  • Tengas dificultades para tomar decisiones.
  • Tengas miedo a equivocarte.
  • Pienses que no puedes y no sabes nada.
  • Creas que no vas a lograr las cosas.
  • Pienses que no has hecho nada de éxito.
  • Tengas miedo a lo nuevo.
  • Te sientas continuamente evaluad@.
  • Dependas mucho de otras personas para realizar cualquier actividad.
  • No estés satisfech@ contigo mism@.
  • Te duela que te critiquen.
  • Tengas sentimiento de culpa.
  • Creas que eres fe@.
  • Creas que eres ignorante.
  • Pienses que los demás son mejor que tú.
  • Creas que todo saldrá mal.
  • Pienses que eres poco interesante.
  • No creas en tus capacidades.
  • Te dejes influenciar fácilmente por los demás.
  • Tengas miedo a los cambios y/o evites tomar la iniciativa.

Probablemente, esto te cause limitaciones o te esté afectando a algunas áreas importantes de tu vida (laboral, social, académico, etc.).

Sientes un estado de cansancio mental y/o tensión física provocada por obligaciones o solicitudes de ayuda (ejemplo: excesivo trabajo, problemas familiares, etc.) y crees que no puedes hacerles frente.

Además, es posible que padezcas dolores de cabeza, problemas digestivos, insomnio, ira, irritabilidad, aumento de infecciones virales (por ejemplo, gripe o resfriado), etc.

  • Te encuentras insatisfech@ con tu trabajo.
  • Tienes dificultades a nivel laboral.
  • Tienes conflictos con tu jefe/a, compañer@ o soci@.
  • Estás desmotivad@ laboralmente, por lo que te cuesta levantarte cada mañana para ir a trabajar.
  • Quieres cambiar de trabajo, pero no sabes cómo ni cuál.

ATENCIÓN PSICOLÓGICA

Te ofrecemos atención psicológica individual On Line, donde tú y la psicóloga os encontrareis en un espacio cálido, de aceptación, apertura y confidencialidad. Espacio que te permitirá expresar y solucionar tus problemas, así como te ayudará a conocerte mejor a ti mism@. Por lo que, tu bienestar y calidad de vida mejorarán. Tú serás el/la protagonista y el motor de cambio, ya que realizarás y pondrás en práctica las técnicas, habilidades y estrategias que te enseñemos para solucionar los problemas.

La relación establecida se basará, principalmente, en la sinceridad, honestidad, respeto, compromiso y responsabilidad.

Además, nosotros apostamos más por la calidad que por la cantidad. Por lo que, si no has tenido mejorías a lo largo de un tiempo razonable y breve en función de tu/s problema/s, modificaremos el plan de tratamiento o te recomendaremos otr@ profesional que te pueda ayudar mejor.

PROCESO DE LA TERAPIA

El proceso de terapia consistirá en realizar, primero, una evaluación exhaustiva del problema motivo de consulta y establecer los objetivos que quieras conseguir. Mediante esta evaluación se pretende recoger toda la información necesaria para poder ayudarte de la forma más eficaz y, así, alcanzar tus objetivos.

Aquí, nos centramos en cómo funciona y se mantiene el problema actualmente. Dejamos de lado por qué se produjo el problema y qué lo causó, ya que NO es necesario para encontrar una solución eficaz.

Tras la evaluación, se comenzará con el tratamiento para dar solución a los problemas. Para ello, emplearemos técnicas y estrategias avaladas científicamente procedentes de distintas orientaciones psicológicas, es decir, lo que en psicología llamamos eclecticismo técnico. Esto nos permite darte la solución más adecuada y adaptada a ti, cubriendo todas tus necesidades y logrando tus objetivos.

Una vez finalizado el tratamiento, se realizará una evaluación final para comprobar que se han logrado los objetivos marcados y, por tanto, se ha dado solución a los problemas motivo de consulta.

Finalmente, se llevarán a cabo seguimientos a los 3, 6 y 12 meses para comprobar que los cambios se mantienen.

Las sesiones se realizarán semanalmente en las primeras etapas del proceso. Luego, se irán espaciando, siendo quincenales. Las sesiones serán de 60 minutos como máximo.

En cuanto a la duración de la terapia, no podemos establecer una duración concreta. Todo va a depender del o de los problemas motivo de consulta.

No te rindas

“No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento”

– Mario Benedetti-