El efecto de las palabras en el cerebro

pensamiento

QUÉ EFECTOS TIENEN LAS PALABRAS EN NUESTRO CEREBRO

¿Nunca te has preguntado qué efectos tienen las palabras, frases y conversaciones en nuestro cerebro? O ¿Por qué algunas palabras, frases y conversaciones nos hacen sentir mejor que otras?

Estudios, como los realizados por los investigadores Mark Waldman y Andrew Newberg, afirman que las palabras que utilizamos, tanto si las decimos en voz alta como si las pensamos, tienen un impacto en nuestro cerebro, ya que, literalmente, lo modifica.

Al parecer si empleamos palabras y frases positivas (como: gracias, puedo hacerlo, vamos, amor, feliz, útil, sí, te quiero, etc.) y/o participamos en conversaciones positivas, se ejercita y fortalece el lóbulo frontal de la corteza cerebral. De este modo, nuestras funciones ejecutivas (toma de decisiones, planificar, resolución de problemas, capacidad para pensar en abstracto, control conductual, etc.) se ven mejoradas. Además, se libera dopamina, activando el placer, los circuitos de recompensa y la sensación de calma, relajación, bienestar y alegría. Asimismo, se ha comprobado que el empleo de un lenguaje positivo determina la manera de cómo nos percibimos a nosotr@s mism@s y a las demás personas.

Sin embargo, si utilizamos palabras y frases negativas (como: no puedo, esto es una mierda, no quiero, esto es difícil, fracasar, insultos, preocupaciones, etc.) y/o participamos en conversaciones negativas, la actividad de la amígdala comienza a aumentar. Entonces, se liberan hormonas del estrés como cortisol y adrenalina, poniéndonos en alerta. Todo esto, provoca una sensación de malestar, ansiedad e ira. Además, los centros de razonamiento, situados en el lóbulo frontal, quedan anulados parcialmente.

Así, cuando hay muchísima y constante negatividad pueden aparecer problemas de salud física y mental.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Cambiar nuestro diálogo, tanto interno como externo. Así, modificaremos, también, nuestra realidad.

  • En primer lugar, lo que deberemos hacer es poner atención a la manera en que nos expresamos. Es decir, observar qué tipos de palabras y frases utilizamos más frecuentemente. Os puede ayudar mucho escribirlas.
  • En segundo lugar, tras ser consciente de cómo pensamos y hablamos, debemos empezar, poco a poco, a modificar nuestra forma de pensar y hablar, cambiado esas palabras y frases de negativas a positivas. Por ejemplo: si nos decimos “soy un/a inútil”, cambiaremos la frase a una como “soy súper útil”. Esto lo debemos hacer todos los días, tantas veces como haga falta, sin rendirnos. Poco a poco, nuestras conexiones irán cambiado a mejor. Esto nos permitirá enfrentar las situaciones de forma mucho más adaptativa y, aumentar nuestra salud mental y física.

Si vemos que al principio nos cuesta mucho, debemos intentar compensar, por lo menos, las palabras y frases negativas con otras positivas. Por ejemplo, si hemos participado en una conversación negativa, debemos compensar esto participando en otra positiva.

Una cosa que hay que tener en cuenta, es que si pensamos “esto es una mierda”, el cambio a positivo NO es decir “esto no es una mierda”. Esta frase también es negativa, porque contiene palabras negativas “no” y “mierda”. Debemos decir algo como “esto es maravilloso” o “estoy agradecid@ de poder aprender de esto”. Esto SÍ que es positivo, porque contiene palabras positivas.

Asimismo, también podemos combinar el ejercicio anterior con otros hábitos saludables:

  1. Escribir o decir diariamente, por la mañana, 3 cosas que nos hagan felices. Estudios afirman que las personas que realizan este ejercicio, tras 3 meses de práctica, son más felices. Además, se aumenta la funcionalidad de nuestro cerebro.
  2. Agradecer. Consiste en agradecer lo que tenemos en la vida y lo que vivimos.
  3. Visualizarse positivamente. Debemos visualizarnos cómo, dónde y con quién queremos estar. Por ejemplo: nos podemos visualizar como un ponente exitoso que le sale la conferencia súper bien; en una reunión familiar donde hay muchas risas, etc.
  4. Dejar de criticarse a un@ mism@ y a los demás.

Animaros a cambiar vuestro lenguaje e incorporar estos hábitos saludables. Un esfuerzo ahora, os aportará una vida entera más saludable y más feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + 10 =

Llama de 9 a14 y de 16 a19h